Blog


  Hoy voy a profundizar un poco más en  la importancia que tiene para nosotros la relación con nuestro padre y todo lo que nos aporta como hijos e hijas. ¿Por qué es importante? ¿De qué manera nos afecta? Son 3 los aspectos fundamentales en los que influye la relación con nuestro padre:   - Nos proporciona la FUERZA para estar en la vida, para sostenernos en ella y para superar todas las pruebas que se nos plantean. Cuando una persona ha tomado a su padre posee una resolución y una capacidad de mantenerse estable en todo aquello que se. Esa fuerza procedente del padre nos permite mantener estables los diferentes aspectos de nuestra vida: una relación de pareja, un empleo, una empresa, etc. Cuando una persona no ha tomado a su padre le puede resultar difícil experimentar estabilidad en los diferentes ámbitos de su vida; en esos casos pueden aparecer ciertos «síntomas» como tener múltiples parejas sin poder establecer un vínculo sólido con ninguna, cambiar de trabajo a menudo o dirigir empresas o negocios que no terminan de funcionar.   Cuando en constelaciones hablamos de tomar al padre o a la madre nos referimos a aceptarlos tal y como son e incluirlos en nuestra vida con sus presencias y sus ausencias, sus aspectos positivos y negativos; incluso si nunca hemos conocido a nuestro padre, él existe, y podemos tomarlo en nuestro corazón.   - El padre también nos muestra la DIRECCIÓN, el camino. Cuando una persona se encuentra perdida y no sabe qué hacer con su vida o qué camino seguir, implica en la mayoría de casos que no ha sido capaz aún de tomar a su padre. Estar perdido o sin saber qué hacer es normal en determinados momentos de la vida, pero el hecho de que esta falta de orientación se prolongue en el tiempo...


  De entre todas las relaciones que mantenemos con personas de nuestro entorno, las de pareja son seguramente las que más nos remueven por dentro, son capaces de transformar nuestra perspectiva de las cosas y afectan de manera directa a nuestra autoestima. Como la vida es cíclica y pasamos del verano al invierno, de la lluvia al sol y de la noche al día, en pareja los momentos de disfrute, pasión, intimidad y complicidad se pueden convertir en malestar, desconfianza o reproches. El doctor en psicología y escritor Walter Riso, con años de experiencia en el ámbito de la terapia de pareja, realiza siempre acertadas reflexiones sobre los aspectos que más nos preocupan de nuestra vida en común. Dentro de sus principios de supervivencia en pareja, vamos a reflexionar sobre algunas afirmaciones que realiza:   No te anules para que tu pareja sea feliz    Solo una persona feliz es capaz de mostrar empatía y compasión, desarrollar sus mejores talentos y cualidades, y generar bienestar a su alrededor. La felicidad genera felicidad. Si mi intención es que mi pareja se sienta bien, disfrute con mi presencia y permanezca a mi lado, la mejor estrategia es sentirme bien conmigo y con mi vida. Si me sacrifico constantemente por el otro, la tristeza y la frustración irán poco a poco haciendo mella en mí y me convertiré en la peor compañía y la relación seguramente fracasará. Entonces me preguntaré: ¿por qué? ¿Si yo lo he dado todo por la otra persona? Pues precisamente por eso , al olvidarnos de nosotros/as mismos/as, nuestra pareja termina por olvidarse también.   Si no lo sientes, no te sirve    Es imposible meterse en la piel de otra persona, sentir lo que ella siente o interpretar con exactitud lo que piensa; no tenemos ningún poder adivinatorio. Así que, en el amor, necesitamos muestras de que nos quieren y...


    ¿Cuál es el origen del nombre Raíces Bienestar Integral?   El nombre surgió de la metáfora que da origen a nuestro proyecto, ya que se gestó en las raíces familiares, pero a la vez es muy coherente con el trabajo que desempeñamos. Nuestro  método se basa en nutrir la raíz para que las personas crezcan con una serie de recursos que les ayuden a progresar y a realizarse en todos los niveles de su vida. Y, por otra parte, cuando surgen bloqueos o limitaciones que dificultan el camino del éxito personal o profesional, también acudimos a la raíz de cómo se programaron para orientar el proceso de eliminarlos.   ¿Cuándo y por qué se creó la empresa?   Se creó en el año 2017, y lo que pretendíamos era profesionalizar la labor de orientación ya estábamos llevando en nuestra vida diaria, aparte de poder ofrecer a la sociedad las herramientas que nosotras habíamos adquirido tras años de investigación y experimentación en el ámbito del autoconocimiento y el desarrollo personal. Nuestro proyecto siempre ha tenido como objetivo compartir todo lo que hemos aprendido para que pueda ser de ayuda a las personas que nos rodean, y es nuestra ilusión dedicarnos profesionalmente a ello.   ¿Cuál es la filosofía de nuestro proyecto?   Queremos que las personas sean felices, que alcancen el éxito en cualquiera de los niveles que conforman su vida. Para ello, nuestra aportación se basa en crear una red de recursos que generen nuevas alternativas, que trabajen transversal e integralmente, que garanticen una mayor cobertura a las necesidades individuales y colectivas en la actualidad, y que ofrezcan otra manera de ver y hacer las cosas.  Esta es nuestra responsabilidad y nuestra misión general.   ¿Qué nos diferencia de la competencia?   - las diferentes aptitudes y talentos de nuestro equipo permiten una gran variedad de recursos perfectamente integrados, que hace que las personas...


  A lo mejor has oído hablar de pereza con un verbo que se ha puesto de moda en los últimos tiempos “procrastinar”, que significa diferir o aplazar algo en el tiempo. Dejar para mañana cosas importantes, dedicarse a tareas secundarias con el fin de evitar lo esencial, entretenerse con cuestiones sin sentido… Probablemente te hayas visto en alguna de estas situaciones recientemente, y hayas tenido la sensación de que se te está escapando lo fundamental, de que hay algo importante en tu vida a lo que no estás prestándole la atención que se merece y el tiempo se te escapa.   En un extracto del libro «El monje y el filósofo», Matthieu Ricard, doctorado en biología molecular en el Instituto Pasteur y experto en budismo, y su padre Jean-François Revel,  profesor universitario de filosofía, escritor y periodista ganador de numerosos premios, reflexionan sobre la pereza desde la siguiente perspectiva:   «Se habla de tres formas de pereza [en el budismo]. La primera consiste simplemente en pasar el tiempo comiendo y durmiendo. La segunda, en decirse: «Alguien como yo no llegará a perfeccionarse nunca». En el caso del budismo, esta pereza nos lleva a pensar: «Es inútil intentarlo, jamás conseguiré la realización espiritual». El desánimo nos hace preferir no empezar a hacer esfuerzos. Y la tercera, la más interesante en nuestro caso, consiste en agotar la propia vida en tareas de importancia secundaria sin abordar nunca lo esencial. Pasamos nuestro tiempo intentando resolver problemas menores que se encadenan sin fin como las ondas en la superficie de un lago. Nos decimos: «Cuando haya terminado tal o cual proyecto, me dedicaré a darle sentido a mi existencia». El antídoto contra la primera forma de pereza -tener solo ganas de comer y de dormir- es reflexionar sobre la muerte y la caducidad. No podemos prever ni el momento...


  ¿Utilizas el mismo producto para lavarte el cuerpo, el pelo o los dientes?   Pues tampoco deberías utilizar lo mismo para tu zona íntima. Cuando hablo de zona íntima me refiero a la vulva y a la vagina, ambas igual de importantes para tu salud menstrual y sexual. Mantenerlas sanas es muy fundamental para nuestro bienestar integral. ¡Hay que tratarlas como se merecen! Al igual que nos protegemos del sol en verano, aquí os dejo 5 consejos de autocuidado para proteger nuestra vulva y mantener a raya las infecciones.   1)      ADIÓS A LOS JABONES   Los geles íntimos contienen sustancias que alteran el ph vaginal, resecan la vulva y nos dejan más expuestas a las infecciones. ¡Cuidado con los jabones ph neutro! Tampoco sirven, ya que el ph vaginal es ácido. Mantener este ph ácido resulta esencial ante las infecciones, nos ayuda a mantener la vagina lubricada y evita que se formen malos olores.   2)      CON PELOS Y A LO LOCO   Aunque la depilación está a la orden del día y estamos acostumbradas vernos mejor sin pelos… el vello púbico tiene su función, por eso está ahí. Tu cuerpo no tiene la intención de fastidiarte, siempre va actuar en tu beneficio. La principal misión de tu vello púbico es la de actuar como barrera natural contra infecciones y patógenos. Además, protege las zonas sensibles de tu vulva de manera que amortigua y evita las rozaduras o las fricciones con la ropa interior o durante las relaciones sexuales. Por eso, aunque tengáis el pelo liso, el vello púbico es rizado y espeso.   Si te depilas hazlo con cabeza, ¡no te dejes a cero!   3)      EVITA LA HUMEDAD   Si dejamos nuestra vulva expuesta a la humedad durante mucho tiempo, se puede producir un desequilibrio en nuestra flora vaginal. Esto propicia la proliferación de hongos e infecciones. Para evitarlo, llévate un bikini o algo de...


  “El mundo exterior es un reflejo del mundo interior”. Esta es una frase que seguramente habrás escuchado cientos de veces. La ciencia y la psicología apoyan la idea de que el observador es creador de la realidad. ¿Esto cómo se produce? Muy sencillo: las interpretaciones subjetivas que hacemos sobre lo que ocurre y las decisiones que tomamos al respecto (mundo interior) tienen un impacto en nuestra manera de ver la realidad (mundo exterior). Descubrimos que no hay una realidad objetiva ahí fuera, sino que esta está filtrada por nuestras “gafas de ver la vida” y se acaba convirtiendo en un reflejo interno de nuestras propias proyecciones.   Hay un bonito cuento de sabiduría ancestral que dice lo siguiente:   En la ciudad de Babilonia vivía un rico mercader, Afrasiab, que poseía tal habilidad en el arte de las transacciones que conseguía de los demás aquello que, en cada momento, más le interesaba. Sin embargo, junto al éxito y la prosperidad que acompañaban su vida, tenía una gran preocupación que desde hacía varios años torturaba su alma. El mercader tenía la sospecha de que los que para él trabajaban no eran de fiar; sentía que le robaban cantidades y servicios que, sin resultar de extrema gravedad, despertaban en él sentimientos de traición que no podía soportar.   Afrasiab vivía tratando constantemente de controlar y vigilar...


  Tener un hermano o una hermana puede ser la mayor de las bendiciones o la peor de las pesadillas. Hay relaciones fraternales llenas de complicidad y armonía, en las que se comparten confidencias, y se ofrece apoyo y aliento. En otros casos, nos encontramos con vínculos mucho menos agradables que son fuente de gran dolor y frustración. Una pelea puntual o una discusión por puntos de vista divergentes o una manera distinta de hacer las cosas son habituales. Sin embargo, ¿qué sucede cuando existe un verdadero conflicto con la persona con la que compartimos un fuerte lazo de sangre?   Si observamos los vínculos familiares, partimos de la base de que la relación entre hermanos y hermanas es una relación entre iguales, ya que son descendientes de los mismos progenitores (o de uno de ellos) y pertenecen a la misma generación.  Sin embargo, desde el punto de vista sistémico, existe una jerarquía que prevalece: la jerarquía cronológica. Esta establece que la persona que nació en primer lugar ocupa la posición número uno dentro del sistema familiar, la que llegó después, la número dos y así sucesivamente. Por tanto, los mayores están al servicio de los pequeños: el primer hermano o hermana al servicio de todos los que vienen después, el segundo al servicio del tercero y de los que le siguen etc. Cuando esta jerarquía no se respeta porque existen desórdenes en la familia, intrincaciones y conflictos no resueltos, la relación entre hermanos/as se ve perjudicada: hay peleas, no se soportan, pierden el contacto...


  Muchos/as de nosotros/as hemos nacido con vocación de servicio y nos mueve diariamente el impulso de ayudar a los demás, cooperar o hacer del entorno un lugar mejor para vivir. Puede que seas docente o personal sanitario, a lo mejor trabajas para una organización de carácter social o apoyas causas a favor de personas desfavorecidas. Puede que simplemente dediques momentos de tu día a día a hacer cosas por gente de tu alrededor de manera particular. Sea cual sea tu caso, seguramente haya habido ocasiones en las que te hayas puesto en último lugar dentro de tus prioridades o te hayas planteado cómo aumentar tu capacidad de ayuda porque aún te parece insuficiente. Pues bien, en este post te contamos la clave que va a cambiar tu manera de percibir el servicio a los demás. Según numerosos estudios de psicología, emociones como la alegría generan en las personas un comportamiento prosocial. Esto quiere decir, que alguien feliz va a estar predispuesto de manera natural a la colaboración y va a experimentar mayores dosis de empatía y sociabilidad. Pongamos como ejemplo un curioso estudio llevado a cabo por Isen y Levin en 1972. Estos investigadores observaron cómo las personas que se encontraban una moneda en una cabina telefónica tendían a ayudar más a un extraño al que se le había caído material de una carpeta, que aquellos que no se habían encontrado nada.   ¿Y esto por qué ocurre?   Según los expertos, un estado de ánimo positivo altera elementos como nuestra memoria (nos resulta más fácil acceder a recuerdos bonitos del pasado) y la percepción del entorno, por lo que somos capaces de valorar a los demás de manera distinta. Es como si nos pusiéramos de repente unas gafas a través de las cuales la vida se ve de forma optimista y amistosa. No es extraño...


Lo extraordinario de esta historia es que se inició como un proyecto familiar, en el que pusieron su granito de arena muchas más caras de las que aparecen finalmente en la fotografía. Todo comenzó gracias a un espíritu inquieto, Ángel, con un gran afán de superación y conocimiento, que nos fue contagiando al resto. Investigando día a día para encontrar nuevas respuestas, iba generando nuevos caminos que nos mostraba y por los que fuimos dando pequeños pasos desde muy pronta edad. Las reuniones familiares con Ángela, su hermana, y María y Marta, sus hijas, se fueron convirtiendo en dialécticas y puestas en común de los muchos aspectos que se venían trabajando en ámbitos como la educación, las relaciones, la gestión emocional, el dolor físico etc. Este proyecto fue tomando forma a través de una idea muy concreta: acompañar y apoyar una nueva manera de educar, de tener éxito, de ser coherente con uno/a mismo/a, en general, de SER FELIZ. A todos/as nos gustaba este camino. Así que nos pusimos manos a la obra para hacer realidad nuestro sueño. Las circunstancias, o lo que los románticos llaman el destino, nos trajo hasta Valencia, un lugar lleno de luz y de calidez donde nos acogieron con los brazos abiertos desde el principio. Y en esta tierra, la suerte nos puso al lado a dos personas con un talento especial y con las cuales afianzamos las bases de nuestro proyecto: Cristina, con un don único para las cosas bonitas y que hace que nuestra imagen luzca siempre perfecta y Carlos, ese guía y orientador que complementa a la gran familia de RAÍCES BIENESTAR INTEGRAL. Quedan algunos miembros de la familia, como María José y Aurora, que nos nutren con sus aportaciones día a día y que ya trabajan en silencio para ayudarnos a que todo funcione mejor. También...