“María, tengo mucho estrés en el trabajo, no me encuentro bien”.

Esta frase me la han repetido numerosas veces durante los últimos meses en cada una de las formaciones que hemos impartido… Y es que estamos experimentando mucho desgaste personal y profesional motivado por un estilo de vida tóxico, en el que nos hemos olvidado completamente del sentido de las cosas, de lo que verdaderamente importa y nos hace felices.

Como dice Marian Rojas Estapé, hemos sustituido el sentido de la vida por las sensaciones: comida, redes sociales, sexo, alcohol, compras etc. Necesitamos cada vez más dosis inmediatas de dopamina que minimicen el dolor, la soledad y la frustración.

¿Qué hemos hecho mal para llegar hasta este punto?

En primer lugar, aprendemos numerosas materias a lo largo de nuestra vida, de todo tipo, tanto en el colegio como en la universidad, en formación profesional etc. Nos enseñan matemáticas, física, idiomas, música, arte, lengua, biología, mecánica, química, historia, filosofía y podría seguir enumerando las mil y unas asignaturas que forman parte de nuestra instrucción desde la infancia… Ahora bien, ¿cuándo nos enseñan a conocer cómo funcionan nuestras emociones y nuestros pensamientos? ¿En qué momento adquirimos conocimientos sobre cómo afrontar la dificultad y el dolor? ¿Dónde aprendemos a canalizar el fracaso y a asimilar constructivamente la crítica? Estas, que son herramientas esenciales para una vida feliz, son ignoradas por completo durante nuestro periodo de maduración y desarrollo; al final nos encontramos con personas adultas que sufren porque no saben CÓMO hacerlo.

¿No crees que sería necesario…

  • saber que el amor o la confianza funcionan como antídotos para el miedo

  • conocer las claves para experimentar el apego seguro (y no la dependencia tóxica o la independencia irreal) con las personas que nos rodean

  • darnos cuenta de que el pensamiento no es una VERDAD sino una propuesta del cerebro para vivir una situación determinada

  • entender que el mecanismo de “usar y tirar” del cuerpo es nuestro gran aliado para para la preocupación excesiva

  • identificar las creencias que nos limitan a la hora de conseguir nuestras metas?

¿Te parece lo suficientemente relevante para tu vida todo esto?

Empecemos a enfocarnos en lo imprescindible para una vida bien vivida…

Empecemos a cuidar nuestro interior…

Empecemos a dedicar tiempo a aprender lo verdaderamente útil…

Empecemos a transformarnos desde ya.

¿Cómo? ¿Dónde? ¿Con quién?

De forma presencial u online. En tu lugar de trabajo o en nuestro centro de Bétera. Con el equipo de formación y coaching de Raíces Bienestar Integral.