Lo extraordinario de esta historia es que se inició como un proyecto familiar, en el que pusieron su granito de arena muchas más caras de las que aparecen finalmente en la fotografía.

Todo comenzó gracias a un espíritu inquieto, Ángel, con un gran afán de superación y conocimiento, que nos fue contagiando al resto. Investigando día a día para encontrar nuevas respuestas, iba generando nuevos caminos que nos mostraba y por los que fuimos dando pequeños pasos desde muy pronta edad. Las reuniones familiares con Ángela, su hermana, y María y Marta, sus hijas, se fueron convirtiendo en dialécticas y puestas en común de los muchos aspectos que se venían trabajando en ámbitos como la educación, las relaciones, la gestión emocional, el dolor físico etc.

Este proyecto fue tomando forma a través de una idea muy concreta: acompañar y apoyar una nueva manera de educar, de tener éxito, de ser coherente con uno/a mismo/a, en general, de SER FELIZ. A todos/as nos gustaba este camino. Así que nos pusimos manos a la obra para hacer realidad nuestro sueño.

Las circunstancias, o lo que los románticos llaman el destino, nos trajo hasta Valencia, un lugar lleno de luz y de calidez donde nos acogieron con los brazos abiertos desde el principio.
Y en esta tierra, la suerte nos puso al lado a dos personas con un talento especial y con las cuales afianzamos las bases de nuestro proyecto: Cristina, con un don único para las cosas bonitas y que hace que nuestra imagen luzca siempre perfecta y Carlos, ese guía y orientador que complementa a la gran familia de RAÍCES BIENESTAR INTEGRAL.

Quedan algunos miembros de la familia, como María José y Aurora, que nos nutren con sus aportaciones día a día y que ya trabajan en silencio para ayudarnos a que todo funcione mejor. También tenemos presentes a esas personas que comenzaron con nosotras o que han participado en algún momento del proceso realizando aportaciones muy importantes que han dado forma a nuestro trabajo: Bárbara, una diseñadora sensible e intuitiva; Marta, una psicóloga prudente y sabia; Esther, una maestra talentosa y decidida.

Estamos muy agradecidas a aquellos/as que nos abrieron las puertas aún sin conocernos, y nos concedieron un espacio para desplegar nuestras habilidades y poner en práctica todo lo que habíamos aprendido hasta entonces: Montaña, presidenta de la Asociación Oncológica Extremeña de Cáceres; Antonio, Begoña y Ana asesores/as de los Centros de Profesores y Recursos de Mérida y Cáceres; Cristina y Elena, directoras de las Escuelas de Infantil Garabatos en Madrid y Colmenar Viejo; Isabel y Mercé de L´arbre de la vida de Bétera.

Nos queda un gran camino por recorrer y no nos detenemos aquí, continuamos permanentemente nuestra propia formación porque no nos cansamos de buscar para poder ofrecerte nuevas herramientas para tu bienestar.


Método Raices